miércoles, 4 de mayo de 2022

Sunrise XII

Volvemos a las andadas, cada vez resulta más difícil encontrar una lengua "rara", pero esta vez la tengo, las tengo, mejor dicho, gracias a una estudiante, Helga. Ella me ha traducido el poema a una lengua criolla derivada del francés, el criollo de Guadalupe y el de Martinica.

¡Qué contenta estoy! Ya son 44...




Sunrise

Mo la sa ka fè moin sonjé on sourire 

On sourire ki ka iluminé apré midi-la 

Kan soley ka couché 

On sourire ki ka fè la lin-la lévé é ki ka arété tan-la 

Souri pendan soley ka lévé






Sunrise 
Ka fè moin sonjé souri a 
Souri a ki ka kléré lannuit 
Lè soley ka pren sommey 
Souri ki ka fè lévé la line 
É ki ka arété tan-an
Souri pendan soley ka lévé


miércoles, 29 de diciembre de 2021

12 imágenes para el 2021...

 


1. ENERO: Nieva en Salamanca, nieva mucho. A Shoda le encanta la nieve.
2. FEBRERO: Estábamos destinadas a encontrarnos.
3. MARZO: Entra el sol por el ventanal del salón, se acerca la primavera.
4. ABRIL: Me autorregalo mi mirada, ese ojo realizado por Marta Ortega, amiga y artista, y a la que admiro muchísimo.
5. MAYO: Este año tomaré cervecitas en mi terraza, la he habilitado para ello y le he dado un toque de color.
6. JUNIO: Paseamos con Pipo. Muchas tardes de sol y buenas temperaturas nos vamos hasta Cabrerizos paseando. A Shoda le encanta pasear con su hijo Pipo, y a mí con mi amiga Mercedes.
7. JULIO: Solete, solete y solete.
8. AGOSTO: Parece que el sol nos recarga las pilas, así es. ¡Viva el verano!
9. SEPTIEMBRE: Nuestras primeras vacaciones juntas, Shoda y yo. Vamos a Asturias, a la playa, a las montañas. Fue maravilloso.
10. OCTUBRE: Whisky y Shoda se quieren como el primer día, así deberían ser las relaciones, llenas de amor, amistad y respeto.
11. NOVIEMBRE: La mirada de Shoda, esos pelos locos recién llegada de la peluquería.
12. DICIEMBRE: Este año he puesto decoración navideña, minimalista. Y he colocado unos regalos a la espera del día de Reyes.


martes, 21 de diciembre de 2021

2021 con los cinco sentidos...

El 2021 está terminando, y como siempre hago mi balance con los cinco sentidos.

El 2021 tiene el olor a la lluvia de Asturias, y al mar.
El 2021 tiene el sabor a queso asturiano.
El 2021 tiene el tacto de la piel, y de los besos de Shoda al volver a casa.
El 2021 tiene el oído con varias melodías, pero elegiré una:
 


El 2021 tiene la vista del mar desde esa habitación de hotel...
 



lunes, 20 de septiembre de 2021

Sunrise XI

De nuevo tengo algo maravilloso que contar, una nueva traducción del poema Sunrise.

¡Estoy tan contenta!

Gracias a un estudiante me llega la traducción 42 al lingala, una lengua bantú hablada en el noroeste de la República Democrática del Congo y en gran parte de la República del Congo. Su autor es Emmanuel Muzinga, amigo de mi estudiante.


*Kobima ya moyi 

Eza lokola maseka

Maseka oyo ekongengisa pokwa

Tango moyi eko zinda.

Maseka eko lakisa sanza 

Mpe eko kanga tango.

Bo seka lokola kobima ya moyi.


martes, 17 de agosto de 2021

Sunrise multicultural X

Gracias a la idea que tuvo Sylvia, una estudiante de Malta a la que enseñé español allá por 2008, a estas alturas el poema que nació un atardecer en 2006 en el Puerto de la Cruz, alcanza su traducción número 41. Cada vez es más difícil encontrar lenguas "raras", sin embargo he logrado otra, el nepalí. 



सूर्योदय

 

लाग्छ यो 'सोनरिसा' हो 

एक मुस्कान​ले उज्यालो छ​र्छ ।

साँझ​प​ख ज​ब घाम अस्ताउँछ ।

च​न्द्र​मासंगै  मुस्कान जाग्छ ।

र​ स​म​य​लाई जागृत ब​नाउँछ ।

सुर्योद​य ज​स्तै मुकुराउ ।



jueves, 8 de julio de 2021

Sunrise multicultural IX

Hoy traigo el poema traducido al latín gracias a un buen amigo.
Esta se convierte en la número 40. 
¡Me encanta que estas palabras que nacieron en el 2006 en una terraza del Puerto de la Cruz frente al mar y al Teide, hoy tengan tantas traducciones!






Sunrise
Risu sonat.
Risus qui flagrat
vesperum
ubi sol occidit.
Risus albens
lunam
et tempus tenet.
Ride dum sunrise.

viernes, 4 de junio de 2021

A pocas horas...

A pocas horas.

A falta de miedo y con ganas de seguir, busco ese pensamiento veloz del pretérito año, ese que dudaba de este instante, del que llegará, del que picará.

Me apodero del atardecer, lo pretendo para salir de madrugada.

Parece que hay algo de luz al final de esa opacidad extraña del pasado año. Serán las horas, será la incertidumbre, será que llega el verano.

 

A pocas horas y con la calma del que sabe que está haciendo lo mejor para uno mismo, y seguro (a pesar de los detractores) para el resto de la humanidad, me entrego a la vida.




jueves, 15 de abril de 2021

Hoy hace veinte años...

Hoy hace veinte años que te fuiste y no hay día que no te recuerde.

Hoy hay miles de imágenes que se cruzan por mi mente, incluso algunas puedo sentirlas en mi piel.

Un domingo sin el “Dos y pingada”. Unas salvas cuando expirabas. Unos pies fríos. Una Semana Santa sin final. Una mirada perdida. Una manzanilla, o dos, o tres. Un revuelo intermitente. Un pensar que es un sueño. Una mañana soleada con sal en la piel. Una imagen enmarcada que no quise ver. Un duelo que dolía más que tu ida. Una despedida que nunca quisimos que ocurriera. Un silencio roto en el camposanto.

Hoy hace veinte años que te fuiste y no hay día que no te recuerde.

Sé que eso te mantiene vivo en mi recuerdo y en mí.




jueves, 25 de marzo de 2021

Llevaba días vigilándole...

Llevaba días vigilándole. En la agencia me habían indicado que le siguiera sin que se diera cuenta. El tipo en cuestión era algo inquieto. Había abandonado su vivienda la tarde del jueves y, junto a otro individuo, habían tomado un avión en dirección a Lanzarote. Yo tenía órdenes de seguirlo hasta el infinito y mucho más, así que compré un billete de última hora y subí al aeroplano con la intención de conocer todos sus movimientos. En el interior, me senté en la parte de atrás, de esa manera podía observarle. Colocó su bolso en el compartimento superior mas dejó a mano un libro y música. Su acompañante pidió una almohada. El viaje, que duró poco más de hora y media, fue entretenido. Mientras yo leía podía verle reírse y tomar fotos a diestro y siniestro. Ya me habían comentado que andaba algo enganchado a la fotografía.

Una vez en tierra tomaron un taxi que les condujo al hotel. Le seguí y pedí una habitación en el mismo edificio, pared con pared, el dinero y un buen escote hacen milagros. Sabía cuándo despertaba y cuándo dormía, y el resto del tiempo siempre estaba cerca de él.

El informe iba perfecto, cada día al llegar a la habitación escribía sobre sus movimientos, hasta la noche que se fijó en mí.