sábado, 21 de enero de 2017

A veces cuando quiero inventarte...

A veces cuando quiero inventarte, abro los ojos y miro hacia el pasillo, enciendo el estéreo, conquisto un reino imaginario, me siento en el suelo del salón, en la mano una copa de vino blanco. Entreabro la oscuridad del tramo que lleva hasta la puerta. Suenan unas llaves, sonrío, se me acelera el alma, palpitan margaritas en la ventana. Percibo tu sombra al fondo al encender la luz del dormitorio, sigo apoyada en el mueble, oliendo tu perfume desde aquí, deseando que alcances mis piernas. Tus pasos me llegan por el suelo, vibrantes. Apareces y desapareces, la luz de la cocina, el sonido de la puerta del frigorífico, cristal, líquido chocando contra este, oscuridad y tu mirada. Vas acercándote, me tiendes la mano, me levanto. Me coges la copa y las dejas sobre la mesa. Te envuelves entre mi camisa y me abrazas, me percibes cálida, me besas el cuello, bailamos al compás de una melodía intima, ausente, hace rato que el disco ha acabado.
Hay días que al intentar imaginarte te vuelves real y formas parte de mi vida.


lunes, 16 de enero de 2017

No busques al enemigo en las esquinas...

No busques al enemigo en las esquinas, ni en la oscuridad urbana, no se halla apagando velas ni bombillas, el enemigo que debes temer es aquel que te conoce desde siempre, sabe de tus debilidades y juega al escondite con tus seguridades, mina tus fuerzas, mutila tu estima, si le das pie podría destruirte, y te repito, tu peor enemigo no sabe de caminatas bajo la lluvia, ni de cócteles entre amigos, nunca ha estado en una distendida conversación de barcos, ni ha almorzado por compartir buenos ratos, ese al que debes evitar se alimenta de ti, de tus miedos, comparte tus temores, bebe de tus lágrimas, se limita a convivir en ti, tu peor enemigo eres tú mismo cuando sin darte cuenta despiertas agarrada a esa almohada y con los ojos apretados. 
Ahora que lo sabes, levántate y toma las riendas, nadie mejor que tú para cambiar de dirección, para plegar velas, encender candelas o simplemente degustar un instante, en suma, para darle sentido a tu vida, que al final es lo que importa, dejémonos de tonterías.


 

viernes, 13 de enero de 2017

Búscate un hombre...

Búscate un hombre apasionado por él y por la vida, para el que no seas lo único, búscate un hombre que sepa compartir contigo sus mejores momentos, que sepa liberarte de sus cargas, que esté al cien por cien cuando se halle contigo. Con el que tengas largas conversaciones, compenetradas y con penetradas, con el que viajar sea un manual lleno de sorpresas.
Búscate un hombre que alcance a desentrañar tus miedos, con el que no tengas que forzar situaciones, con el que seas tú misma. Búscate un hombre que con el que poder ser cómplice, amante y amigo, que te entienda más allá de las palabras, con el que volar si llegara el caso.
Poco importa cómo amanezcas, despeinada, sin maquillar o con resaca, quién prepare el desayuno, si hoy toca estar intimista o excesivamente activa, poco importa si no se siente esa pasión. Esa que nos hace libres, únicos e irrepetibles, esa de la que te enamoraste.
 

jueves, 5 de enero de 2017

El amor viene solo...

El amor viene solo, emerge sin sentido y con todos los sentidos lo percibimos.
Esta noche parece que mi cansancio bordea tu presencia, no me lo tengas en cuenta, el día se ha vuelto casi interminable, para retrotraerme a la realidad siempre estás tú, lo sé. Me evado con ese tema que tanto nos gusta, una copa de vino tinto en la mano y mi desnudez. Reparo que estás ya de vuelta al escuchar el sonido de la ducha y tu voz tarareando algo y recuerdo la primera vez que dormiste en casa, si tuviera que adjetivar aquella noche sería algo tremendamente original, nada de conceptos preconcebidos, nada de prolegómenos, nada de mensajes encriptados.
Y ahora mientras descanso en el sofá no veo el momento de que aparezcas, de sentir tu húmeda piel, de oler tu perfume, de saborear tus labios, de escuchar eso que me susurras siempre que me pretendes.
 
 

martes, 3 de enero de 2017

Se me agotarán las ganas y llegará el invierno...

Se me agotarán las ganas y llegará el invierno. Dejaré de perseguirte, de imaginar que compartimos estancias y se hará de noche. Serviré el café sin cucharilla, los fogones permanecerán apagados y regresará la fría soledad. Escribiré en silencio, la lluvia acompañará los vocablos y te olvidaré. Y será en ese preciso instante cuando aparecerás de pronto, como si nunca te hubieras ido, me mirarás,  accederás a mi cuerpo sin pedir permiso y yo te recordaré en cada caricia.

lunes, 2 de enero de 2017

Reiniciemos...

Reiniciemos. En tres, dos, uno.

Cierro los ojos y respiro. Tengo por delante millones de segundos, de instantes que sabrán, porque de esto se trata, de comerse a bocados la vida.
Adorno mi costado izquierdo con una cicatriz que va desde mi alma hasta el corazón, ya no duele ni pica, tan solo cierra diez años y me resetea, o mejor, entreabre, iniciática, mis entrañas con intensa locura.
Reiniciemos, en tres, dos, uno.


lunes, 26 de diciembre de 2016

12 imágenes para el 2016...



1. Invierno a la orilla del mar, en el Médano.

2. Visitas de amigos que saben tan bien, hasta el punto de que las copas levitaron.

3.  En marzo viajé a La Palma, por trabajo y con la avidez del descubrimiento de una isla preciosa que enamora.

       4. Abril: uno de los cumpleaños más improvisados y maravillosos, gracias a todos los que lo hicieron posible. 

  5. Siempre me ha gustado el teatro…MUECA en los bajos del hotel representando una de miedo.

6. Junio: Regreso a mi tierra y con ello, al lago, y a la mejor compañía.

     7. Julio: mudanza, adaptación, rutinas, empieza una nueva etapa vital a mitad de año, nunca es tarde. Ayer trabajé, hoy toca un partido de baloncesto, mañana quién sabe…

     8. Este mes de agosto sabe a Bloody Mary junto a la piscina, y cada vez los preparo mejor

              9. Septiembre y Salamanca, la luz y la piedra de esta ciudad dorada, que a día de hoy siento mía.

10. En octubre regresé a la isla a ver pasar por el altar a un gran amigo. ¡Qué bien lo pasamos!

11. Noviembre se fusiona en tres momentos, todos artísticos, el concierto del músico Quique González, el estreno de la película “Raquel” de la que soy coguionista y el nacimiento de mi tercera novela “Mulligan Carter”.

12. Diciembre golpea fuerte, como Mulligan Carter.

domingo, 18 de diciembre de 2016

2016 con los cinco sentidos...

"Cariño, si supiéramos todo con exactitud meridiana, las decisiones no serían valientes, las miradas no protagonizarían escenas oníricas en el estomago, ni tampoco notaríamos ese aliento en la nuca, ese abrazo y, por supuesto, ese beso que marca el inicio de toda una época de intensa radioactividad y si me permites ser carnal, de pasión ilimitada."

De nuevo hago el balance de este año usando los cinco sentidos:

La IMAGEN que guardo de este año es una escena maravillosa allá en el Puerto de la Cruz, en el ático donde vivía, aquella última cena "teodorina", extraordinaria, fantástica...

La MELODÍA que le doy es la canción de Bumbury, "Porque las cosas cambian"... (Tenías razón cuando me recomendaste escucharla)

El TACTO son los guantes de Mulligan Carter ;-)

El SABOR que más me acaricia este año, además del de los ósculos pretéritos añorados, es el del café recién hecho, al amanecer...o a media tarde.

Y el OLOR es el de mi hogar, que en realidad es el mío y que guarda una infinita calma...

¿Os animáis?
 

viernes, 16 de diciembre de 2016

El dolor...

El dolor se define como una sensación molesta. Puede ser física o psíquica. Duele. Siempre duele.

Este desconsuelo trabaja a destajo cuando sufrimos un impacto inesperado, comienza en el cerebro y baja a través del tronco encefálico para informar a cada una de las partes implicadas qué va a ocurrir. A los pies les pondrá un peso devolviendo la imagen de un preso con su bola; a las piernas por inducción las bloqueará; al alma le impedirá seguir, confiándole un secreto terrible, ese que dice que está sufriendo por algo imposible de reparar; y al corazón le arrancará el latido, le golpeará con fuerza y le sacará el aire.

Nuestra misión es mucho más sencilla que la de esta aflicción, solo debemos atacar a un miembro, el que pone en funcionamiento todo este mecanismo, se le llega con los ojos bien abiertos y una sonrisa en los labios, se le embiste sin dudas, se le dice, “me dueles, las magulladuras y moratones saldrán con el tiempo, pero con el tiempo se irán, y yo seguiré, aquí, viviendo, porque yo puedo y porque estoy viva”.