jueves, 23 de febrero de 2017

Siempre hay una primera vez para todo...

Siempre hay una primera vez para todo, una primera oportunidad en la que se palpa el miedo ante lo desconocido, importa poco que estemos tropezando con piedras conocidas en el camino, que reconozcamos perfiles e incluso desenlaces, alcanzaremos el instante como si fuera algo por explorar.
Te adoro, me excitas desde cualquier rincón de tu cuerpo, enloquezco cuando me miras, palpito por tus caricias, me fascinan tus ósculos a horas intempestivas, me seducen tus palabras y tus silencios, y todo resulta incierto cada anochecida y mágico al despertar, contigo no hay estribillos no hay rutinas. Lo nuestro sabe siempre como esa primera vez.

martes, 14 de febrero de 2017

Me vuelvo a rebelar un año más...

Me vuelvo a rebelar un año más, no creo en fechas, ni en el 14 ni en ninguna, creo en los momentos, en los hechos. Poco importa si en el calendario marca lo que marca si no amas, poco importa si todo es una pose.
A día de hoy me siento afortunada por todo lo que he amado, a pesar de todas las lágrimas derramadas y las cicatrices que llevo en mi corazón, todo lo que he hecho lo hice porque quise, cada cual debe ser consecuente con las decisiones que toma, yo, sobrevivo por mi vida con ellas, ya no duelen, y eso me reconforta.
Como dije hace años: hay amores que aún están por venir, los de los aleteos en el estómago, los que arriesgan en la tempestad,los que besan despacio y abrazan con caricias, a esos, les dedico este instante. A uno de esos espero cada noche bajo las sábanas”


martes, 7 de febrero de 2017

Últimamente me he ido dejando entre abanicos y golpes de arena...

Últimamente me he ido dejando entre abanicos y golpes de arena. Si fuera una atracción sería una montaña rusa, incluso hay días que descarrilo. Si no fuera por esos momentos tan íntimamente nuestros, si no fuera porque sé que en lo más profundo de mi alma galopa salvaje mi energía, si no fuera porque sé que estás al final del día, mis desordenadas perturbaciones me ahogarían.
Hoy llegas antes, puedo sentirte desde el sofá, en el mismo rincón donde me dejaste cuando te fuiste a media tarde. Me miras y sonríes, haces que note una ligera calma sobre mi piel, extiendes los brazos, remoloneo y finalmente accedo a acompañarte. Acaricias mi espalda, no hay ropaje que te detenga, me besas el cuello, desafías a las emociones, yo me dejo llevar, ahora por tus pasos, suena blues en el estéreo, te sigo y pienso en la magia, en la tuya, y en lo fácil que haces que sea todo.


sábado, 28 de enero de 2017

Echar de menos...

Echar de menos maneja en su interior la carencia de alguien o de algo y el destierro al que ha sido obligado. En consecuencia cuando latimos por esta ausencia el corazón bombea lento, a golpes, de ahí que adolezcamos por ello.
Hoy te echo de menos, así de simple y de sincera, no me interesan las hipótesis ni las presunciones, noto tu falta y al tiempo la distancia, me salva que en breve llegarás a casa, invadirás mi territorio con tus brazos, tatuarás mis labios, me observarás, yo sonreiré, y la locución verbal dejará de conmoverme.



sábado, 21 de enero de 2017

A veces cuando quiero inventarte...

A veces cuando quiero inventarte, abro los ojos y miro hacia el pasillo, enciendo el estéreo, conquisto un reino imaginario, me siento en el suelo del salón, en la mano una copa de vino blanco. Entreabro la oscuridad del tramo que lleva hasta la puerta. Suenan unas llaves, sonrío, se me acelera el alma, palpitan margaritas en la ventana. Percibo tu sombra al fondo al encender la luz del dormitorio, sigo apoyada en el mueble, oliendo tu perfume desde aquí, deseando que alcances mis piernas. Tus pasos me llegan por el suelo, vibrantes. Apareces y desapareces, la luz de la cocina, el sonido de la puerta del frigorífico, cristal, líquido chocando contra este, oscuridad y tu mirada. Vas acercándote, me tiendes la mano, me levanto. Me coges la copa y las dejas sobre la mesa. Te envuelves entre mi camisa y me abrazas, me percibes cálida, me besas el cuello, bailamos al compás de una melodía intima, ausente, hace rato que el disco ha acabado.
Hay días que al intentar imaginarte te vuelves real y formas parte de mi vida.


lunes, 16 de enero de 2017

No busques al enemigo en las esquinas...

No busques al enemigo en las esquinas, ni en la oscuridad urbana, no se halla apagando velas ni bombillas, el enemigo que debes temer es aquel que te conoce desde siempre, sabe de tus debilidades y juega al escondite con tus seguridades, mina tus fuerzas, mutila tu estima, si le das pie podría destruirte, y te repito, tu peor enemigo no sabe de caminatas bajo la lluvia, ni de cócteles entre amigos, nunca ha estado en una distendida conversación de barcos, ni ha almorzado por compartir buenos ratos, ese al que debes evitar se alimenta de ti, de tus miedos, comparte tus temores, bebe de tus lágrimas, se limita a convivir en ti, tu peor enemigo eres tú mismo cuando sin darte cuenta despiertas agarrada a esa almohada y con los ojos apretados. 
Ahora que lo sabes, levántate y toma las riendas, nadie mejor que tú para cambiar de dirección, para plegar velas, encender candelas o simplemente degustar un instante, en suma, para darle sentido a tu vida, que al final es lo que importa, dejémonos de tonterías.


 

viernes, 13 de enero de 2017

Búscate un hombre...

Búscate un hombre apasionado por él y por la vida, para el que no seas lo único, búscate un hombre que sepa compartir contigo sus mejores momentos, que sepa liberarte de sus cargas, que esté al cien por cien cuando se halle contigo. Con el que tengas largas conversaciones, compenetradas y con penetradas, con el que viajar sea un manual lleno de sorpresas.
Búscate un hombre que alcance a desentrañar tus miedos, con el que no tengas que forzar situaciones, con el que seas tú misma. Búscate un hombre que con el que poder ser cómplice, amante y amigo, que te entienda más allá de las palabras, con el que volar si llegara el caso.
Poco importa cómo amanezcas, despeinada, sin maquillar o con resaca, quién prepare el desayuno, si hoy toca estar intimista o excesivamente activa, poco importa si no se siente esa pasión. Esa que nos hace libres, únicos e irrepetibles, esa de la que te enamoraste.
 

jueves, 5 de enero de 2017

El amor viene solo...

El amor viene solo, emerge sin sentido y con todos los sentidos lo percibimos.
Esta noche parece que mi cansancio bordea tu presencia, no me lo tengas en cuenta, el día se ha vuelto casi interminable, para retrotraerme a la realidad siempre estás tú, lo sé. Me evado con ese tema que tanto nos gusta, una copa de vino tinto en la mano y mi desnudez. Reparo que estás ya de vuelta al escuchar el sonido de la ducha y tu voz tarareando algo y recuerdo la primera vez que dormiste en casa, si tuviera que adjetivar aquella noche sería algo tremendamente original, nada de conceptos preconcebidos, nada de prolegómenos, nada de mensajes encriptados.
Y ahora mientras descanso en el sofá no veo el momento de que aparezcas, de sentir tu húmeda piel, de oler tu perfume, de saborear tus labios, de escuchar eso que me susurras siempre que me pretendes.