domingo, 14 de septiembre de 2008

Tu casa está...

Acabo de escuchar una frase en boca de un personaje de ficción, Mr. Hyde, "el hogar está donde tienes el corazón", y yo me pregunto ¿nos sentimos cómodos, dichosos, complacidos aquí donde vivimos? o ¿dejamos alguna vez el corazón en un lugar lejano, arropado entre arepas, o bien con la Pachamama?
Y es en este instante en el que me doy cuenta de que hace años abandoné mi corazón en el fondo del mar. Recuerdo cuando fue que me ausenté, era una tarde de otoño, refrescábamos nuestros espíritus con una Dorada, y Noe dijo: "No te preocupes niña, tu casa está donde cuelgas tu sombrero". Me quedé pensando en ello mientras el mar azotaba las piedras oscuras del muelle.
Tenía que regresar a mi tierra, sin embargo mi corazón se quedaba allí. Por eso, cuando regreso cada año a esa isla el reencuentro es tan intenso que la calma se apodera de mi alma, y disfruto, y le cuento, y me encanta.

2 comentarios:

Estela dijo...

La cosa está en saber o querer reconocer dónde tenemos el corazón.
Besitos, amiga

pilar dijo...

hola hermanita!!
te quiero mucho.................este blog es cada vez mas bonito.