martes, 23 de mayo de 2017

Permíteme que te sorprenda hoy...

Permíteme que te sorprenda hoy, a estas horas, lo sé, no me esperabas tan temprano y menos con este deseo. Me sobra todo y sé que a ti te encanta verme sin nada. Camino hacia el dormitorio dejando caer cada prenda con esa sensualidad mía que te vuelve loco, será esta canción, será la atardecida, será que llevamos todo el día buscándonos tácitamente, pero siento tu mirada atravesándome la piel. Me vuelvo y te sonrío al tiempo que mi cuerpo se hace sombra al entrar en la habitación, serán las ganas, será la magia, será la luz, o su ausencia, será que seguimos sorprendiéndonos sin más y sin nada.


martes, 16 de mayo de 2017

Me haces mucho bien...

Me haces mucho bien, créetelo, así como la lluvia sanea el terreno, así como la música alivia los silencios rotos, así como el deseo perpetra un incidente apasionadamente.
A tu lado se arrinconan los espejismos y los delirios, se deslizan las entretelas por la piel hasta desvestirme por dentro, y por fuera. 
Me estimulas, me impulsas, me excitas, créetelo, no lo olvides.


martes, 9 de mayo de 2017

Siempre que...

Siempre que me pierdo en tu cuerpo amanezco tatuada.

Siempre que amanezco tatuada recuerdo tu boca.

Siempre que recuerdo tu boca anhelo tus labios.

Siempre que anhelo tus labios cierro los ojos.

Siempre que cierro los ojos siento un escalofrío.

Siempre que siento un escalofrío percibo tus manos.

Siempre que percibo tus manos busco tus ojos.

Siempre que busco tus ojos veo tu cuerpo.

Siempre que veo tu cuerpo me pierdo en él.



Y todo vuelve a empezar.





jueves, 4 de mayo de 2017

La tristeza se ha apoderado de mi alma...

La tristeza se ha apoderado de mi alma, no hay melodía que me alivie ni recuerdo que me bese los ojos. Hoy no siento más que melancolía. Agrupo mis intimidades, elaboro con ellas un relato y lo tiro a la basura, allí donde deberíamos arrojarnos de vez en cuando y así recordar qué efímera es la vida. 


jueves, 27 de abril de 2017

Noto que la tinta entra en mi piel...

Noto que la tinta entra en mi piel y se mezcla con mi resiliencia, mientras mi energía fluye por entre mis alientos vitales. Soy Aries, del límite concluyente, impulsiva, apasionada, sensible, nocturna y nictálope. He grabado en mi piel lo que me empuja a vivir, por si algún día, pierdo el rumbo de mi vida.

domingo, 16 de abril de 2017

martes, 11 de abril de 2017

"Está todo preparado"...

“Está todo preparado”, eso me soltaste nada más entrar en casa. Me quedé ojiplática y respondí tácitamente mientras preparaba café. Tú seguiste repitiendo la sentencia como si te hubieran dado cuerda. Elucubré miles de posibilidades a las que podrías estar haciendo referencia, el viaje a las Islas Fiyi, esa próxima escapada improvisada, la cena de aniversario de nuestros amigos, esta noche salvaje. Al rato enmudeciste. Me acerqué al salón esperando encontrarte dormitando pero no estabas. Te busqué por toda la casa sin hallarte. Al cabo de dos horas telefoneaste, “Está todo preparado”, dijiste y colgaste.

Y aquí estoy esperando a que regreses, dudando entre vestirme o desnudarme, entre abrir una botella de vino o empaquetarla como regalo, entre jugar al escondite contigo o que te escondas conmigo.


lunes, 3 de abril de 2017

Me gusta la gente que veo venir...

Me gusta la gente que veo venir.
Me gusta la gente que sé de qué va, que reconozco el perfume que lleva y lo que bebe (y si lo muda es para sorprenderme).
La gente que sabe quién soy y quiere estar a mi lado, a pesar de mis rarezas.
Hablo de esa gente que aterriza suavemente, con la que no tengo que esforzarme, esa que conoce mis límites y debilidades.
Me gusta la gente que cuando vago blanquecida me transforma en luz.
Me gusta la gente que se adapta cuando vienen tempestades, que no teme mi silencio y menos mi ausencia.
Me gusta la gente que comparte su tiempo, sus pausas y sus rincones.
Hablo de esa gente directa, sincera, esa que late a pesar del frío invierno.
AMIGOS, llamo a esa gente.
 
 

domingo, 26 de marzo de 2017

No existe la paciencia infinita...

No existe la paciencia infinita, la paciencia como tal sí, hablo de ese estado concebido por la sociedad y definido por la RAE: “capacidad de padecer o soportar algo sin alterarse”, sin embargo la infinitud con la que adjetivamos situaciones de nuestra vida no.
Hace días que percibo en tu mirada que adoleces de este mal, soy consciente de mi ausencia cuando compartimos el sofá, de mis viajes entre cuadernos y tinta, perdona si mientras me observas pienso en ti.
Señoría, me declaro culpable de sentir lo que siento, de recrear las historias más increíbles en su espalda, de desear sus manos esculpiendo mi escote, de estallar de alegría cada vez lo veo, cada atardecida de vuelta a casa, soy culpable de disfrutar con él las mejores melodías, los mejores vinos, de entretenerme y entretenerlo con mis palabras, y no, no pretendo ser absuelta de amarlo como lo amo.


martes, 14 de marzo de 2017

Tengo una lágrima esperando al borde de mis labios...

Tengo una lágrima esperando al borde de mis labios porque ya ha recorrido la primera línea de playa buscando la orilla, la calma y el descanso.
Y tengo una sonrisa que golpea la marea de agua salada que borbolla de mis ojos.
Carezco de ligerezas, amo la intensidad y sé de estrellas fugaces que se aman en el inmenso océano.


domingo, 12 de marzo de 2017

El tiempo corre a favor del viento y en contra de la distancia...

El tiempo corre a favor del viento y en contra de la distancia. Me acerco a la terraza, llevamos todo el día inquietos y sin hablar, cada uno en su piel bajo armaduras de doble cierre. En el horizonte el día se despide, tomo la iniciativa y abro una botella de vino tinto con dos copas. Sigilosa me siento a tu lado y te observo, me miras y susurras algo inaudible, me aproximo para oírte mejor, percibo tu perfume y me excito. Intento salir de la zona de minas pero me detienes, me colocas frente a ti y me tomas las manos. Evito respirar, incluso moverme para que la bomba que llevo instalada desde hace días en el corazón no se active, permanezco así unos minutos. Noto tus labios alrededor de mi cuello, respiro lentamente con el fin de que las mariposas no aleteen demasiado rápido, insistes. Un escalofrío recorre mi espalda, ahora sí ya no hay vuelta atrás.
Me pregunto si conoces las reglas de juego, si esta vez será la nuestra, me pregunto si cuando llegue el invierno me arroparás bajo la manta en el sofá y seguirás contándome historias, si yo mantendré tu atención y tus desvelos al despertar.
Me pregunto si esto que siento lo sientes tú también.


miércoles, 8 de marzo de 2017

Hay noches que carezco de homeostasis...

Hay noches que carezco de homeostasis, no hace falta que preguntes con la mirada, ya te comunico que lo que me falta es equilibrio interior, que poseo una tenue verosimilitud de los hechos, y que no soy objetiva, al menos esta noche. Adolezco de sensibilidad, de sangrar por heridas cerradas, de cicatrizar sin incisión previa, de amar sin anestesia.
Y percibo que esta forma de sentir provoca en mi organismo reacciones antitéticas, se convierte en una sacudida epidérmica ocasionada desde el interior, parecido a un terremoto. Y confieso que no sé ser de otra manera, que me arrugo cuando llueve como una pasa y amanezco tras la tempestad, cual heroína de mi misma, al fin y al cabo, lo que necesito es dormir un par de horas, ya sabes, la vida es todo lo demás.


martes, 7 de marzo de 2017

Cierras la puerta con la intensidad del que sabe que regresa a casa...

Cierras la puerta con la intensidad del que sabe que regresa a casa. Te observo, llevo días sintiéndome en ella solo con mirarte. Te aproximas y me besas en la mejilla, se me humedecen los ojos, me acaricias cambiando el curso de mis lágrimas, sonrío. Afuera silba el viento y aúllan los perros, me comentas que llevas todo el día pensando en mí, yo recojo tu mensaje con mis manos. Hay tardes que discrepamos junto a la chimenea sobre qué película ver, otras sobre si acompañarla con maíz o con golosinas, pero siempre, siempre lo hacemos juntos y a ratos en silencio. 



jueves, 23 de febrero de 2017

Siempre hay una primera vez para todo...

Siempre hay una primera vez para todo, una primera oportunidad en la que se palpa el miedo ante lo desconocido, importa poco que estemos tropezando con piedras conocidas en el camino, que reconozcamos perfiles e incluso desenlaces, alcanzaremos el instante como si fuera algo por explorar.
Te adoro, me excitas desde cualquier rincón de tu cuerpo, enloquezco cuando me miras, palpito por tus caricias, me fascinan tus ósculos a horas intempestivas, me seducen tus palabras y tus silencios, y todo resulta incierto cada anochecida y mágico al despertar, contigo no hay estribillos no hay rutinas. Lo nuestro sabe siempre como esa primera vez.

martes, 14 de febrero de 2017

Me vuelvo a rebelar un año más...

Me vuelvo a rebelar un año más, no creo en fechas, ni en el 14 ni en ninguna, creo en los momentos, en los hechos. Poco importa si en el calendario marca lo que marca si no amas, poco importa si todo es una pose.
A día de hoy me siento afortunada por todo lo que he amado, a pesar de todas las lágrimas derramadas y las cicatrices que llevo en mi corazón, todo lo que he hecho lo hice porque quise, cada cual debe ser consecuente con las decisiones que toma, yo, sobrevivo por mi vida con ellas, ya no duelen, y eso me reconforta.
Como dije hace años: hay amores que aún están por venir, los de los aleteos en el estómago, los que arriesgan en la tempestad,los que besan despacio y abrazan con caricias, a esos, les dedico este instante. A uno de esos espero cada noche bajo las sábanas”


martes, 7 de febrero de 2017

Últimamente me he ido dejando entre abanicos y golpes de arena...

Últimamente me he ido dejando entre abanicos y golpes de arena. Si fuera una atracción sería una montaña rusa, incluso hay días que descarrilo. Si no fuera por esos momentos tan íntimamente nuestros, si no fuera porque sé que en lo más profundo de mi alma galopa salvaje mi energía, si no fuera porque sé que estás al final del día, mis desordenadas perturbaciones me ahogarían.
Hoy llegas antes, puedo sentirte desde el sofá, en el mismo rincón donde me dejaste cuando te fuiste a media tarde. Me miras y sonríes, haces que note una ligera calma sobre mi piel, extiendes los brazos, remoloneo y finalmente accedo a acompañarte. Acaricias mi espalda, no hay ropaje que te detenga, me besas el cuello, desafías a las emociones, yo me dejo llevar, ahora por tus pasos, suena blues en el estéreo, te sigo y pienso en la magia, en la tuya, y en lo fácil que haces que sea todo.


sábado, 28 de enero de 2017

Echar de menos...

Echar de menos maneja en su interior la carencia de alguien o de algo y el destierro al que ha sido obligado. En consecuencia cuando latimos por esta ausencia el corazón bombea lento, a golpes, de ahí que adolezcamos por ello.
Hoy te echo de menos, así de simple y de sincera, no me interesan las hipótesis ni las presunciones, noto tu falta y al tiempo la distancia, me salva que en breve llegarás a casa, invadirás mi territorio con tus brazos, tatuarás mis labios, me observarás, yo sonreiré, y la locución verbal dejará de conmoverme.



sábado, 21 de enero de 2017

A veces cuando quiero inventarte...

A veces cuando quiero inventarte, abro los ojos y miro hacia el pasillo, enciendo el estéreo, conquisto un reino imaginario, me siento en el suelo del salón, en la mano una copa de vino blanco. Entreabro la oscuridad del tramo que lleva hasta la puerta. Suenan unas llaves, sonrío, se me acelera el alma, palpitan margaritas en la ventana. Percibo tu sombra al fondo al encender la luz del dormitorio, sigo apoyada en el mueble, oliendo tu perfume desde aquí, deseando que alcances mis piernas. Tus pasos me llegan por el suelo, vibrantes. Apareces y desapareces, la luz de la cocina, el sonido de la puerta del frigorífico, cristal, líquido chocando contra este, oscuridad y tu mirada. Vas acercándote, me tiendes la mano, me levanto. Me coges la copa y las dejas sobre la mesa. Te envuelves entre mi camisa y me abrazas, me percibes cálida, me besas el cuello, bailamos al compás de una melodía intima, ausente, hace rato que el disco ha acabado.
Hay días que al intentar imaginarte te vuelves real y formas parte de mi vida.


lunes, 16 de enero de 2017

No busques al enemigo en las esquinas...

No busques al enemigo en las esquinas, ni en la oscuridad urbana, no se halla apagando velas ni bombillas, el enemigo que debes temer es aquel que te conoce desde siempre, sabe de tus debilidades y juega al escondite con tus seguridades, mina tus fuerzas, mutila tu estima, si le das pie podría destruirte, y te repito, tu peor enemigo no sabe de caminatas bajo la lluvia, ni de cócteles entre amigos, nunca ha estado en una distendida conversación de barcos, ni ha almorzado por compartir buenos ratos, ese al que debes evitar se alimenta de ti, de tus miedos, comparte tus temores, bebe de tus lágrimas, se limita a convivir en ti, tu peor enemigo eres tú mismo cuando sin darte cuenta despiertas agarrada a esa almohada y con los ojos apretados. 
Ahora que lo sabes, levántate y toma las riendas, nadie mejor que tú para cambiar de dirección, para plegar velas, encender candelas o simplemente degustar un instante, en suma, para darle sentido a tu vida, que al final es lo que importa, dejémonos de tonterías.


 

viernes, 13 de enero de 2017

Búscate un hombre...

Búscate un hombre apasionado por él y por la vida, para el que no seas lo único, búscate un hombre que sepa compartir contigo sus mejores momentos, que sepa liberarte de sus cargas, que esté al cien por cien cuando se halle contigo. Con el que tengas largas conversaciones, compenetradas y con penetradas, con el que viajar sea un manual lleno de sorpresas.
Búscate un hombre que alcance a desentrañar tus miedos, con el que no tengas que forzar situaciones, con el que seas tú misma. Búscate un hombre que con el que poder ser cómplice, amante y amigo, que te entienda más allá de las palabras, con el que volar si llegara el caso.
Poco importa cómo amanezcas, despeinada, sin maquillar o con resaca, quién prepare el desayuno, si hoy toca estar intimista o excesivamente activa, poco importa si no se siente esa pasión. Esa que nos hace libres, únicos e irrepetibles, esa de la que te enamoraste.
 

jueves, 5 de enero de 2017

El amor viene solo...

El amor viene solo, emerge sin sentido y con todos los sentidos lo percibimos.
Esta noche parece que mi cansancio bordea tu presencia, no me lo tengas en cuenta, el día se ha vuelto casi interminable, para retrotraerme a la realidad siempre estás tú, lo sé. Me evado con ese tema que tanto nos gusta, una copa de vino tinto en la mano y mi desnudez. Reparo que estás ya de vuelta al escuchar el sonido de la ducha y tu voz tarareando algo y recuerdo la primera vez que dormiste en casa, si tuviera que adjetivar aquella noche sería algo tremendamente original, nada de conceptos preconcebidos, nada de prolegómenos, nada de mensajes encriptados.
Y ahora mientras descanso en el sofá no veo el momento de que aparezcas, de sentir tu húmeda piel, de oler tu perfume, de saborear tus labios, de escuchar eso que me susurras siempre que me pretendes.
 
 

martes, 3 de enero de 2017

Se me agotarán las ganas y llegará el invierno...

Se me agotarán las ganas y llegará el invierno. Dejaré de perseguirte, de imaginar que compartimos estancias y se hará de noche. Serviré el café sin cucharilla, los fogones permanecerán apagados y regresará la fría soledad. Escribiré en silencio, la lluvia acompañará los vocablos y te olvidaré. Y será en ese preciso instante cuando aparecerás de pronto, como si nunca te hubieras ido, me mirarás,  accederás a mi cuerpo sin pedir permiso y yo te recordaré en cada caricia.

lunes, 2 de enero de 2017

Reiniciemos...

Reiniciemos. En tres, dos, uno.

Cierro los ojos y respiro. Tengo por delante millones de segundos, de instantes que sabrán, porque de esto se trata, de comerse a bocados la vida.
Adorno mi costado izquierdo con una cicatriz que va desde mi alma hasta el corazón, ya no duele ni pica, tan solo cierra diez años y me resetea, o mejor, entreabre, iniciática, mis entrañas con intensa locura.
Reiniciemos, en tres, dos, uno.