miércoles, 18 de octubre de 2017

Se enfrían las cervezas en la nevera...

Se enfrían las cervezas en la nevera, incluso el vino blanco de las celebraciones.
Se enfrían las casas al llegar el otoño.
Se enfrían las manos cuando aterriza el invierno, y la nariz.
Se enfría la magia sin su batuta.
Se enfría la música fuera del pentagrama.
Se enfrían las relaciones abandonadas a la rutina.
Se enfrían las palabras no dichas.
Se enfrían los hechos no ejecutados.
Se enfrían las caricias con las ausencias.
Se enfría la vida sin motivos, y sin razones.

Abrázame ardientemente, no dejemos que nos alcance el frío.

lunes, 16 de octubre de 2017

No quiero seguir discutiendo contigo, cariño...

No quiero seguir discutiendo contigo, cariño. Lo admito, esa palabra no está registrada en la RAE, pero no me digas que no suena melodiosa, o por lo menos curiosa. Y es cierto que a estas alturas es ansiada en todos los aspectos y en todas partes, por eso déjame que escriba sobre ella. Dejemos que el petricor inunde este momento.
No quiero amanecer mañana oliendo a estiaje.



sábado, 14 de octubre de 2017

Me encantaría coincidir contigo en la misma frase...

Me encantaría coincidir contigo en la misma frase, ajustarnos en esa coma que detiene las palabras con la cadencia del primer roce, añadir un punto al encuentro, saber que tras él llegarán los pronombres y su prolongación a lo largo de la horizontalidad de la sentencia. Sería sintáctico entregar las armas con las que confeccionamos metáforas, onomatopeyas, o sencillamente con las que nos comunicamos en silencio.  
Me encantaría escribir una historia que hable de ti y de mí. 
Sería una buena historia, solo habría que trabajar el texto, las emociones las llevamos en la piel. 

Me encantaría escribir una historia que hable de ti y de mí, pero para eso te necesito a ti.

 
Funcionaría. Estoy segura. 

viernes, 13 de octubre de 2017

Hoy ha atardecido un poco antes...

Hoy ha atardecido un poco antes, incluso refresca más que hace unos días. Hoy sé a ti.
Será que tu presencia ocupa cada centímetro de mi piel, tal vez sea la luz tenue que invade la habitación, puede que sea el cálido otoño que nos acompaña esta noche. Lo único que sé es que tengo ganas de ti.

Incluso me atrevería a comentarte que todo lo que escribo, absolutamente todo, me encantaría llevarlo a cabo contigo.


martes, 10 de octubre de 2017

Acaricias mis sueños con tus labios...

Acaricias mis sueños con tus labios, de madrugada. Te acercas silencioso y me coses a mordiscos la espalda. Me deseas, no es nuevo, yo también.
Y tácitamente me relatas lo mucho que has anhelado este momento, no es nuevo, yo también.
Y nos dejamos llevar bajo la lluvia, mientras dentro crepita el fuego.

lunes, 9 de octubre de 2017

No haces más que provocarme...

No haces más que provocarme, en el estéreo ese tema que tanto me encanta bailar y en el frigorífico un vino blanco enfriándose, los ventanales abiertos de par en par dejando la brisa del mar inunde el salón, no sé cómo evitar tanta tentación. Te deseo por todos los rincones de mi cuerpo, y también, de casa.
Llevo un rato sin saber de ti, me incorporo y salgo a la terraza, el atardecer pinta de rojo el horizonte, huele a sal por entre las barandas al tiempo que ventean las toallas. Aún llevo arena entre los dedos y salitre en la piel. Me invades con tu abrazo, siento tu respiración en mi espalda, tus besos en mi cuello, advierto que juegas con tus manos deslizándolas por mis curvas, un escalofrío me recorre el alma y la piel. Respiro profundamente, noto tus dedos bajo mi camiseta, me excita tu tacto, me vuelvo y te miro intentando seducirte, me besas y me derrito entre tus labios. 


domingo, 8 de octubre de 2017

De la muerte solo nos separa el miedo...

“De la muerte solo nos separa el miedo”, me repetiste al entrar en el coche. Recuerdo que te había comentado algo sobre mi última inmersión a treinta metros, en un túnel, de ahí que añadieras esa sentencia a la cita. Puse la radio, sonó algo conocido, te miré y sonreí, añoro cuando reías por cualquier cosa, cuando nada nos parecía difícil, cuando éramos capaces de todo.
Curiosamente a estas horas nada parece detenernos, incluso si nos dejáramos llevar competiríamos como cuando empezábamos este viaje, siempre ganabas tú, inclusive cuando te dejabas perder, puede que sea el prematuro estío que nos mantiene constantemente ardientes, apasionados por vivir.
Retomé la conversación una vez detuviste el coche, “cierto, cariño”, hice una pausa y te besé, “pero también la rutina, la monotonía, la apatía, la ausencia de deseo”. Y esta vez fuiste tú quien me besó como si no hubiera mañana.


miércoles, 4 de octubre de 2017

Podría...

Podría embarcarme y surcar océanos desconocidos.
Podría desordenarme y, minutos después, reorganizar mi ecléctica vida.
Podría interrumpir mis rutinas, despertarme a deshoras solo para averiguar si duermes.
Podría averiguar que desayunas, incluso si lo haces desnudo.
Podría abandonar el lecho en silencio, a sabiendas de que al volver habrás invadido mi lado buscándome.
Podría enamorarme de ti sin dudarlo. A estas horas. Incluso vestida. Podría. 

Tal vez lo haga…


lunes, 2 de octubre de 2017

La verdad oculta de la luna...

La verdad oculta de la luna.
La mentira vacía de una media verdad.
La nota perdida de la desafinada guitarra.
La tecla hueca del piano de cola.
El desencanto trágico de la expectativa.
El horror del absurdo.
La vergüenza ajena de lo propio.

El principio del final.


domingo, 1 de octubre de 2017

Tu piel huele a mí...

Tu piel huele a mí cualquier día al amanecer, y yo siento la tuya bajo la mía en la ducha, los vapores musicalizan gota a gota tu perfume. Tus abrazos saben y mis besos se escuchan a distancia.
Hoy me apetece cruzarme contigo, intencionadamente. Hoy tengo ganas de ti. Hoy pretendo tus abrazos, y tus manos, y tu boca, hoy te busco intencionadamente.


sábado, 30 de septiembre de 2017

Evito dormitar...

Evito dormitar, últimamente me abandono en el lecho pasada la medianoche por miedo a tropezarme con peldaños pretéritos y desconchados. Huyo de lo previsible, de lo ya conocido, escapo de lo críptico, necesito soltar, dejarme llevar, anhelo tu aliento en mi espalda.


sábado, 23 de septiembre de 2017

Si tuviera vistas...

Si tuviera vistas sería perfecto, sería casi feliz, o feliz al 100% a medias contigo.
Vistas a tu torso desnudo al despertar, infinito.
Vistas a tu espalda, mi tabla de salvación nocturna.
Vistas a tus ojos, a esa mirada que me desnuda la piel.
Vistas a tus manos y a tus dedos acariciándome en la intimidad.
Vistas a tus labios recorriendo mi cuerpo, sin descanso.
Vistas a ti, desnudo, sin más ropaje que mi alma salvaje.

Si tuviera vistas estaría contigo, y serían contigo. 

martes, 19 de septiembre de 2017

Ojeo revistas...

Ojeo revistas, el tiempo parece ir más deprisa, pongo algo de música, el lapso guarda un silencio inquieto, cierro los ojos y te echo de menos.
Recaliento la pizza que sobró anoche y abro una cerveza, salgo a la terraza, el sol cae indómito sobre el tenderete, me pueden las ganas de llorar y vuelvo a cerrar los ojos, y entonces te siento a mi espalda, me rodeas con tus brazos y me besas el cuello. Y esta vez el tiempo parece detenerse.


sábado, 16 de septiembre de 2017

Adoro el infinito de tu espalda...

Adoro el infinito de tu espalda, ese que se entrevé entre las sábanas arremolinadas al entrar en el dormitorio. Te giras ligeramente alcanzando el lado cálido de la cama y notas mi ausencia, te incorporas y me ves, me tiendes los brazos y yo sonrío, me pierde tu mirada, esa con la que me estremezco sin que me toques. Salto y me recoges con ternura, y me besas impetuoso, me acelero al sentir tus manos recorriendo mis curvas, me encantan los amaneceres que saben a cruasanes, que huelen a café, que se sienten con los dedos, que suenan a nosotros, amaneceres infinitos, como un día contigo. 

viernes, 15 de septiembre de 2017

Me comunicas que solo tengo 24 horas...

Me comunicas que solo tengo 24 horas, nada más que 24 horas para compartir contigo, esta vez. Saco la calculadora y me pongo a calcular los minutos, 1440, sonrío, eso es otra cosa. 
Ordeno en mi lunático desorden aquello que anhelo de ti, tu locura, tu mirada, tus manos, tus labios, echo de menos incluso tus demonios, noto a ras de piel y en lo más intimo de mi alma que esto funciona, no sabría explicarlo pero funciona, a ratos y en penumbra, a días y al amanecer, a horas y con palabras, a minutos y a corazón descubierto.

domingo, 10 de septiembre de 2017

Contigo haría miles de cosas...

Contigo haría miles de cosas. Y las realizaría a cualquier hora del día, incluso, si nos ponemos noctámbulos, de la noche. Reservaría un segundo para conquistarte, no necesito más, y no porque te tenga sino porque las grandes seducciones arrancan desde el deseo, y este, juega a dos bandas.
Por la mañana, te despertaría sin palabras, incluso permitiría que las rendijas tatuaran tu espalda mientras ruedas hacia mi lado de la cama buscando mi celo. Te observaría, sí, como te incorporas, lentamente, acentuando la musculatura de tu espalda y, cerrando los ojos, imaginaría la entrega de armas, la mía principalmente, porque a estas horas de la mañana soy tuya sin condiciones.
Al llegar la tarde, a esa hora que los relojes pierden sin querer, escojo la mejor melodía y el mejor rincón para acentuarnos. A días somos sílabas tónicas y a otros, átonas, pero siempre vocablos con significado y significante, así somos.
Contigo haría miles de cosas, sobre todo al anochecer. Me desvestiría sin miedo, me revelaría en positivo y te confesaría las miles de cosas que haría contigo. 



sábado, 9 de septiembre de 2017

Es sábado y creo que te amo...

Es sábado y creo que te amo.
Afuera llueve, tintinean los cristales desde la siesta. Intenté dormitar un sueño o dos, más tarde pretendí esperarte despierta, pero acabé perdiéndome, abandonándome entre todos nuestros recuerdos, entre la cebada y los nocturnos, entre tu boca y tus manos, siempre en el infinito de un lecho vacío.
Me besas para despertarme, me retiras un mechón de pelo que se me ha quedado enganchado en el pendiente, me observas profundamente, tanto que los lepidópteros se vuelven locos en mis entrañas. Te sonrío y tú te inclinas de nuevo, me rodeas con tus brazos hasta alcanzar la intimidad deseada, te incorporas algo presuntuoso, sabes de mis debilidades, conoces esos rincones de mi cuerpo que estallan con una simple caricia, dominas la contienda bajo las sábanas y la conciliación sin ellas. 
Te sigo en silencio, hay madrugadas en las que sobran las palabras, es sábado y te amo. 

viernes, 8 de septiembre de 2017

Sin que te sirva de precedente...

Sin que te sirva de precedente, cariño, me apasiona la forma que tienes de silenciarme sin decir nada. 
Reconozco que ando falta de inspiración, llevo horas esperando vocablos y en su lugar hallo tu boca, y tus labios. 
Me reconforta esa ternura con la que me abrazas, no aspiro a nada más, eso sí, me inspiro en todo. Y sé que el romanticismo no está de moda, quizás sea la edad, pero si me imagino con alguien, es contigo. 


sábado, 2 de septiembre de 2017

Cinco horas...

Cinco horas llevamos ya compartiendo lo mejor que tenemos, a nosotros, y aún no sabemos a dónde nos dirigimos. Ojala lo supiéramos, todo sería mucho más sencillo. 
Yo no te prometo nada, ojala supiera todo lo que puedo ofrecerte. Todo sería más sencillo. 
Y tú me comentas que aún desconoces qué te depara el día, que las noches se revuelven y no hallas el modo de retomar la calma. Te observo con la inocencia de la primera vez, degustando cada pequeña parte del mensaje y, sobre todo, de tus labios, te presto mi silencio, y mi sonrisa. En ocasiones me quedo prendida en un TQ tuyo, en otras, solo tengo uno que ofrecerte al anochecer, mas siempre guardo lo mejor de mí para cuando pierdes el rumbo, nunca me perdonaría no haber intentado hacerte reír un día gris.

jueves, 31 de agosto de 2017

Me ignoras...

Me ignoras.
Me conoces.
Me interrumpes.
Me despeinas.
Me retienes.
Me desnudas.
Me completas.
Me odias. 

Me quieres.


miércoles, 30 de agosto de 2017

Comunico a través de la piel...

Comunico a través de la piel, me acaricias rozando las esquinas del lecho y buscando mi debilidad. Llevo impregnada bajo la epidermis una voracidad hermosa que emana desde el corazón y toca los suspiros con los que te señalo por dónde dibujarme.


domingo, 27 de agosto de 2017

Para siempre...

Para siempre. Lo sueltas sin previo aviso y me quedo mirándote a los ojos esperando el contexto, o mismamente el hecho. Y es que llevo todo el día con esa extraña sensación de asedio, de sitio permanente, qué hartazgo. No ha dejado de llover desde el amanecer y no veo el momento de escapar de la monotonía absurda y encargar un atardecer inolvidable al borde del sofá, contigo, tampoco pido tanto.
Me invitas a cancelar mis citas, a deshacer los nudos del día, me aconsejas darme un baño de espuma, me acaricias la sinuosa cadencia de mi columna y siento un húmedo escalofrío.
Parece que llueve para siempre, comentas insistente, y me inclino sobre ti, e imagino el desenlace nocturno mientras en la chimenea crepita el fuego y fuera, la climatología parece detenerse. 


viernes, 25 de agosto de 2017

Es hora de dormir...

Es hora de dormir. Hace unos minutos te incorporaste, esa es la señal, apago la tele, el ventilador de pie y las velas. Retomo el pasillo en dirección al dormitorio, me desnudo, al cabo de unos segundos apareces, vistes tan solo con el pantalón de pijama, me excito al ver tu torso desnudo, imagino miles de aventuras sobre y bajo él. Preparas el despertador y te giras para besarme, y yo te abrazo con fuerza. Y posponemos la madrugada para más tarde.



miércoles, 23 de agosto de 2017

Y tú a mí...

“Y tú a mí”, cuatro palabras que encierran horas de recuerdos, emociones y deseos. 
Intento que la tarde transcurra igual que si estuvieras, sé que volverás cuando menos me lo espere, como tantas otras madrugadas. Te abrazarás a mí como si temieras que fuera a irme, yo acertaré a situarme sobre ti, te miraré a los ojos mientras dejo que mi pecho te acaricie, cerrarás los ojos y me invadirás, y yo me rendiré, tras un intenso combate cuerpo a cuerpo. 
No hay nada que me guste más que hacer las paces contigo.


martes, 22 de agosto de 2017

¿Cuánto hace que sueñas conmigo?...

¿Cuánto hace que sueñas conmigo? Lo sé porque pronuncias mi nombre durante la noche, y yo aprovecho para despabilarme y beber agua. Y cuando regreso te observo, interpreto cada definido músculo de tu espalda, los acaricio hasta componer un nocturno. Y te beso intencionadamente, y despiertas, entreabres los ojos y me miras. Me recoges bajo tus brazos. 
Eres la calma para mí, amor. 


lunes, 21 de agosto de 2017

Sabes que esta noche...

Sabes que esta noche volveré a "robarte" palabras para escribir relatos, ¿verdad?
Sabes que esta madrugada, aunque yo te ignore y tú me odies, te seguiré queriendo, queriendo imaginarte bajo las sábanas.


domingo, 20 de agosto de 2017

Allí...


Allí donde pienso en ti, me encuentro.

Allí donde me encuentro, recuerdo.

Allí donde recuerdo, me acuerdo de ti.

Allí donde me acuerdo de ti, te anhelo.

Allí donde te anhelo, te deseo.

Allí donde te deseo, te quiero.

Allí donde te quiero, te siento.



Allí donde te siento, pienso en ti.


sábado, 19 de agosto de 2017

No sé qué tienes...

No sé qué tienes que me derrito con solo verte, imagino noches inconclusas y días radiantes a tu lado, no sé que encierran tus ojos y tus labios, lo ignoro y tampoco me preocupa, te vivo al día.

 

miércoles, 16 de agosto de 2017

Dicen que ya no se aguanta como antes...

Dicen que ya no se aguanta como antes, que el cambio climático es el causante de todo. Y puede que haya algo de verdad en ello, tampoco es que me quite el sueño, lo confieso, a estas horas tan solo pretendo que acortar distancias contigo, embarcarme para perder el rumbo y, cuando nos alcance la oscuridad buscarte entre las sábanas, navegar intencionadamente contra corriente, besarte a tientas, y cuando me venza el sueño, abrazarte.  


jueves, 10 de agosto de 2017

Abrigo la esperanza...

Abrigo la esperanza de que esta noche sea más suave, que el relente embriague la estancia, y lo haga despojado de hábitos y de entretelas, solos piel a piel. Interrumpes mi diatriba personal al acercarme una copa de vino tinto, me planteas la posibilidad de desfogarnos bajo la ducha.
Últimamente te escucho a ratos, así como duermo, atravieso una etapa un tanto extraña, sin embargo acepto sin más, interpreto tu ofrecimiento como una tierna forma de arder juntos bajo la lluvia.


lunes, 7 de agosto de 2017

Hoy deseo que no acabe el día...

Hoy deseo que no acabe el día, ni tampoco la noche.

Hoy reconozco que a tu lado cualquier melodía se sostiene en silencio.

Hoy misteriosamente he roto con la absurda idea de esperar, no me compensa la arena perdida.

Hoy he retomado mis más íntimos instantes junto a ti y los mantengo en secreto para no perderte.

Hoy confieso que libero endorfinas con solo mirarte, que en eclipses nocturnos como el de hoy, no necesito cerrar los ojos para verte.



sábado, 5 de agosto de 2017

Es sábado, no estás y tengo frío...

Es sábado, no estás y tengo frío.
Me duele este amanecer, el café se resiste a acompañarme por el pasillo, en el estéreo la última melodía con la que nos abrazamos anoche. Intento recordarte sin perderme, llevas horas desconectado, y no dejo de pensar en ti.
Volverás, lo sé, pero hasta entonces es sábado y tengo frío.