lunes, 21 de agosto de 2017

Sabes que esta noche...

Sabes que esta noche volveré a "robarte" palabras para escribir relatos, ¿verdad?
Sabes que esta madrugada, aunque yo te ignore y tú me odies, te seguiré queriendo, queriendo imaginarte bajo las sábanas.


domingo, 20 de agosto de 2017

Allí...


Allí donde pienso en ti, me encuentro.

Allí donde me encuentro, recuerdo.

Allí donde recuerdo, me acuerdo de ti.

Allí donde me acuerdo de ti, te anhelo.

Allí donde te anhelo, te deseo.

Allí donde te deseo, te quiero.

Allí donde te quiero, te siento.



Allí donde te siento, pienso en ti.


sábado, 19 de agosto de 2017

No sé qué tienes...

No sé qué tienes que me derrito con solo verte, imagino noches inconclusas y días radiantes a tu lado, no sé que encierran tus ojos y tus labios, lo ignoro y tampoco me preocupa, te vivo al día.

 

miércoles, 16 de agosto de 2017

Dicen que ya no se aguanta como antes...

Dicen que ya no se aguanta como antes, que el cambio climático es el causante de todo. Y puede que haya algo de verdad en ello, tampoco es que me quite el sueño, lo confieso, a estas horas tan solo pretendo que acortar distancias contigo, embarcarme para perder el rumbo y, cuando nos alcance la oscuridad buscarte entre las sábanas, navegar intencionadamente contra corriente, besarte a tientas, y cuando me venza el sueño, abrazarte.  


jueves, 10 de agosto de 2017

Abrigo la esperanza...

Abrigo la esperanza de que esta noche sea más suave, que el relente embriague la estancia, y lo haga despojado de hábitos y de entretelas, solos piel a piel. Interrumpes mi diatriba personal al acercarme una copa de vino tinto, me planteas la posibilidad de desfogarnos bajo la ducha.
Últimamente te escucho a ratos, así como duermo, atravieso una etapa un tanto extraña, sin embargo acepto sin más, interpreto tu ofrecimiento como una tierna forma de arder juntos bajo la lluvia.


lunes, 7 de agosto de 2017

Hoy deseo que no acabe el día...

Hoy deseo que no acabe el día, ni tampoco la noche.

Hoy reconozco que a tu lado cualquier melodía se sostiene en silencio.

Hoy misteriosamente he roto con la absurda idea de esperar, no me compensa la arena perdida.

Hoy he retomado mis más íntimos instantes junto a ti y los mantengo en secreto para no perderte.

Hoy confieso que libero endorfinas con solo mirarte, que en eclipses nocturnos como el de hoy, no necesito cerrar los ojos para verte.



sábado, 5 de agosto de 2017

Es sábado, no estás y tengo frío...

Es sábado, no estás y tengo frío.
Me duele este amanecer, el café se resiste a acompañarme por el pasillo, en el estéreo la última melodía con la que nos abrazamos anoche. Intento recordarte sin perderme, llevas horas desconectado, y no dejo de pensar en ti.
Volverás, lo sé, pero hasta entonces es sábado y tengo frío.
 
 
 

martes, 1 de agosto de 2017

Me encuentro frente a mí...

Me encuentro frente a mí con el espejo empañado por el vaho de la ducha, observo mi estado y sonrío, enumero las arrugas que surcan la comisura de mis labios y vuelvo a sonreír, cierro los ojos y pienso en todos los instantes hilarantes, los abro y reconozco cada una de ellas, incluso aquellas que recibieron una lágrima una tarde de lluvia. Me preparo para abarcar con mis brazos la sentencia: me importo, me quiero y me reconozco.

sábado, 22 de julio de 2017

Tan cerca y al mismo tiempo tan lejos...

Tan cerca y al mismo tiempo tan lejos, así me siento a ratos, te tomo la palabra y de paso una cerveza, volverás antes de que me haya dormido, y sonrío imaginando ese momento. Caminarás silencioso por el pasillo pretendiendo sorprenderme, evitarás cualquier sonido intencionadamente, me cubrirás los ojos y me besarás la nuca, un escalofrío recorrerá mi espalda, tomaré tus manos buscando en ellas detener el tiempo.
Y poco importa lo lejos que nos encontremos a veces, siempre habrá un instante en el que al pensarnos nos acariciaremos.
Y no sé si a esto se le denomina magia, amor o simplemente deseo, la única verdad es que nos sucede, a ratos, a días y con las luces apagadas.



viernes, 21 de julio de 2017

Estamos locos...

Estamos locos.
Navegamos sin brújula.
Amamos la libertad.
Percutimos cuando estamos separados.
Nos recordamos incluso hallándonos juntos.
Nos adaptamos, siempre he pensado que es la única forma de sobrevivir.


Y al atardecer perdemos el sur, que el norte está demasiado descarriado.


lunes, 17 de julio de 2017

Llevo todo el día pensando en ti...

Llevo todo el día pensando en ti. No valgo para juegos, llevo noches sin dormir y hay momentos en los que me falta el aliento. Te deseo.  
Y sé que tú aterrizarás en el lecho como otras noches, buscándome con la mirada. Y yo te responderé sin medir las palabras, ni las distancias, sobre todo aquellas, te comentaré que no he dejado de imaginarte en mí, que hace noches que me invades oníricamente, que tu ausencia me agita el alma e improvisa una coreografía, siempre contigo, siempre a tu lado. 





domingo, 16 de julio de 2017

Tatúame entera la piel a besos...

Tatúame entera la piel a besos, pero déjame que perciba cada uno de tus mordiscos. Interprétame en un sueño aquello que podría ser, recuérdame por qué seguimos juntos, modifica la estrategia con la que nos conquistamos, despista a la rutina e invítame a bailar.

viernes, 14 de julio de 2017

Por fin te encuentro...

Por fin te encuentro, llevo horas buscándote, y alguna vida.

Apenas me has mirado, percibo que el tiempo y la distancia nos ha borrado y ahora, todo sabe como la primera vez.
Me siento a esperar, viernes, he olvidado la hora, el mes y el día, a ti ni puedo ni lo pretendo. Cierro los ojos y sonrío, noto que se acaba el día y tú continúas perfilando mis curvas con tu mirada, una ligera brisa atesora ese instante, hace frío, me observas inquiriéndome aquello que nos unió y lo que a día de hoy nos enlaza.
Me he acostumbrado a quererte así, con las mariposas del reencuentro, la electricidad de las caricias y la magia de observarnos desde dentro.
Noto tus manos acariciándome la espalda al tiempo que me incorporo con la intención de atenuar las luces del salón, ahora que te he hallado celebro que a estas alturas de la historia estemos en el mismo lado de la vida.




lunes, 10 de julio de 2017

No sé cómo decirte...

No sé cómo decirte que te adoro, que me arrancas la piel con solo mirarme, que me desvanezco cuando me acaricias, que pierdo el control si me besas, cómo decirte que te imagino sobre y bajo mi cuerpo, que sonrío con solo recordarte.

Cómo decirte que si te pienso ardería el infierno.

Y ya es ardor.


sábado, 8 de julio de 2017

El presente dura lo que tú quieres que dure...

(Capítulo 3)
Si los faros fueran cuadrados estaría buscándote en cada esquina. Me desperté de la siesta sin haber dormido apenas quince minutos, y me estiré buscando chocolate. Y tú no estás, ni sé quién eres aún.

Me llamaron de la oficina, había un tipo subido a un edificio, se desconocía cuales eran las razones por las que había decidido escalar aquella mole de formas tan angulosas. Tomé el coche y me personé en el lugar. Un policía me comentó que temían que quisiera suicidarse, que debía subir a hablar con él. Miré hacia el cielo y vi una figura en la esquina de la estructura. Monté en el ascensor y llegué a la última planta. Salí al exterior sin hacer casi ruido, miré hacia donde estaba situado el hombre. Le hablé con calma. Me miró. Enmudecí, eras tú. Respiré profundamente, hace una semana sonreías sin pausa, hoy eras el esbozo de una mala noche. Te pregunté que hacías allí, me miraste de nuevo, “tú eres la de la playa, ¿verdad?”. Asentí y te entregué un boli, “apunta mi móvil por si me vuelves a necesitar”. Sonreíste mientras te incorporabas, varios operarios aparecieron de pronto y te cogieron por debajo de los hombros para conducirte a la ambulancia. Yo permanecí unos minutos más allí, mirando al infinito desde aquel álgido lugar.


martes, 4 de julio de 2017

El presente dura lo que tú quieres que dure...

(Capítulo 2)
Tarde varios días en volver a verte. Estuve preguntando a los surfistas por ti, nadie sabía quién eras ni de dónde habías llegado. Tan solo que venías de vez en cuando a nadar allí.
Las tardes se apercibían mejor sin esperar nada. Hace tiempo que dejé de atender historias en mi vida, vivo porque quiero y queriendo siento.
Me enamoré de tu sonrisa, estaba escrito en el camino, te vi al pasar por el reflejo de una tienda, mirabas el móvil sonriente. Deseé ser yo aquella que te hacia sentir así. Me detuve. Parecía que refrescaba, me puse la chaqueta y me senté en un banco frente al bar donde estabas. Me siento tan estúpida. Es verdad que podría haber entrado, haberme sentado cerca, haberte preguntado algo, haberte besado.
Fuiste tú el que al salir del local te sentaste a mi lado en el banco, seguías mirando el móvil y sonriendo. Olías a un perfume de esos intensos, me inquieté y al mismo tiempo, saqué una agenda del bolso y empecé a escribir palabras. Te giraste y me miraste, me pediste el boli con la mirada, te tatuaste un número en el dorso de la mano y me lo devolviste, sonriendo. Porque soy un tanto tímida si no te hubiera tatuado mis labios en tu boca. 



domingo, 2 de julio de 2017

Tan cerca y al mismo tiempo tan lejos...

Tan cerca y al mismo tiempo tan lejos, así me siento a ratos, te tomo la palabra y de paso una cerveza, volverás antes de que me haya dormido, y sonrío imaginando ese momento.
Caminarás silencioso por el pasillo pretendiendo sorprenderme, evitarás cualquier sonido intencionadamente, me cubrirás los ojos y me besarás la nuca, un escalofrío recorrerá mi espalda, tomaré tus manos buscando en ellas detener el tiempo.

Y poco importa lo lejos que nos encontremos a veces, siempre habrá un instante en el que al pensarnos nos acariciaremos.
Y no sé si a esto se le denomina magia, amor o simplemente deseo, la única verdad es que nos sucede, a ratos, a días y con las luces apagadas.


jueves, 29 de junio de 2017

No veo el momento de verte...

No veo el momento de verte, cariño, no sabes los prolegómenos que he ido retirando a mi fantasiosa imaginación, he eliminado aquello que sobra por el tiempo, he jugado con la memoria al escondite, podría perfectamente reconocer tus labios, tus ojos y tus manos. Lo sé, no necesito más y con menos estaría aprobada.
Llegas tarde, me palpitan las valkirias y las mariposas, la guerrera y la tierna, me late todo. Saberte aquí, a dos centímetros de mi alma me revoluciona, ardo en deseos de acentuarte y mucho más que hagas conmigo una apasionada velada nocturna. Que marquen territorio los escalofríos, que lleguen las miradas profundas, que la magia de la primera vez despliegue por el lecho, que las caricias sepan a ti y a mí. Que ni quinientas sombras basten para definir este instante, ya sabes, te adoro en carne viva. Y sí, a veces me sobran las palabras, pero tú, nunca.


lunes, 19 de junio de 2017

Me gustan los besos...

Me gustan los besos que se dan en la distancia, los que alcanzan profundidad de campo y más allá de la madrugada, esos que sugieren reencuentros y miradas.
Me encantan los ósculos ganados a pulso, los que arriban con las caricias nocturnas, los deseados, los mágicos, esos que llevan una banda sonora incorporada, a esos me refiero cuando te observo desde el sofá. 


domingo, 18 de junio de 2017

Sabes a ti...

Sabes a ti, me encanta degustarte en silencio, besarte interrumpiéndote en alguno de tus comentarios, sabes siempre como la primera vez.
El verano se ha anticipado este año, suenan los abanicos al unísono por toda la casa, esperándote. Acondicioné el salón para la atardecida, hielos derritiéndose bajo las aspas de los ventiladores, tu música favorita, mi piel desnuda.

Eres el mejor momento del día.


viernes, 16 de junio de 2017

Me encanta cuando ríes...

Me encanta cuando te ríes, el sonido de tu risa, adoro que permanezcas a la orilla de mi sonrisa y me sorprendas, que me indiques el camino a seguir, desde tu boca a mis manos, desde las tuyas a mis labios. Me encanta cerrar los ojos y sentirte.



martes, 6 de junio de 2017

Hay instantes indescriptibles...

Hay instantes indescriptibles. Momentos que sin querer atesoro, tus deportivas junto a mis sandalias rojas, tus calcetines enroscados en el primer cajón del armario, esos vaqueros desgastados colgando en el tenderete, en la terraza, enlazándose lúdicamente con mi sostén burdeos, y tus manos rasgándome la camiseta, de arriba abajo.


Hay situaciones que abren miles de historias, y todas llevan un desenlace único, momentos que se repiten, pero que a pesar de todo son irrepetibles.

TQ


sábado, 27 de mayo de 2017

Acabo de llegar a casa...

Acabo de llegar a casa, aterrizo como otras tantas tardes con ganas de ti.

Ganas de sentirte a mi lado.

Ganas de perderme entre tus brazos.

Ganas de saborearte lentamente.

Ganas de apreciar cada gesto de tu rostro.

Ganas de besarte.

Ganas de interpretar con tus manos.

Ganas de observarte interrumpiéndome mis estornudos.

Ganas de hacerte mío, o mejor, que me hagas tuya.



Porque al llegar la noche estamos y somos nosotros.


jueves, 25 de mayo de 2017

Te pretendo para la siesta...

“Te pretendo para la siesta”, así decía el mensaje que dejaste imantado en el frigorífico. Qué gracioso, si tú supieras lo que yo te pretendo insistirías las veinticuatro horas, y no, no busco esa asertividad, más bien conquistar tu cuerpo, sin pensar en la exactitud de la definición.
Me deseas firmemente y yo te anhelo sin reservas, me tanteas, me indagas, me perturbas con tu mirada, me alzas en brazos y me colocas sobre la mesa del salón, me incitas a recorrer una milla y a fondear el inmenso océano, me conoces, me apasionan los retos. Sonrío e instalo sin querer un resorte en tu estómago, te ajustas a mi cuerpo observando mis tatuajes, te beso con locura, no sé hacerlo de otra forma y si pudiera no creo que a estas horas del atardecer lograra hacerlo, en estos instantes en los que te siento en mí me dejo llevar, y así pasen las horas, solos tú y yo.


martes, 23 de mayo de 2017

Permíteme que te sorprenda hoy...

Permíteme que te sorprenda hoy, a estas horas, lo sé, no me esperabas tan temprano y menos con este deseo. Me sobra todo y sé que a ti te encanta verme sin nada. Camino hacia el dormitorio dejando caer cada prenda con esa sensualidad mía que te vuelve loco, será esta canción, será la atardecida, será que llevamos todo el día buscándonos tácitamente, pero siento tu mirada atravesándome la piel. Me vuelvo y te sonrío al tiempo que mi cuerpo se hace sombra al entrar en la habitación, serán las ganas, será la magia, será la luz, o su ausencia, será que seguimos sorprendiéndonos sin más y sin nada.


martes, 16 de mayo de 2017

Me haces mucho bien...

Me haces mucho bien, créetelo, así como la lluvia sanea el terreno, así como la música alivia los silencios rotos, así como el deseo perpetra un incidente apasionadamente.
A tu lado se arrinconan los espejismos y los delirios, se deslizan las entretelas por la piel hasta desvestirme por dentro, y por fuera. 
Me estimulas, me impulsas, me excitas, créetelo, no lo olvides.


martes, 9 de mayo de 2017

Siempre que...

Siempre que me pierdo en tu cuerpo amanezco tatuada.

Siempre que amanezco tatuada recuerdo tu boca.

Siempre que recuerdo tu boca anhelo tus labios.

Siempre que anhelo tus labios cierro los ojos.

Siempre que cierro los ojos siento un escalofrío.

Siempre que siento un escalofrío percibo tus manos.

Siempre que percibo tus manos busco tus ojos.

Siempre que busco tus ojos veo tu cuerpo.

Siempre que veo tu cuerpo me pierdo en él.



Y todo vuelve a empezar.





jueves, 4 de mayo de 2017

La tristeza se ha apoderado de mi alma...

La tristeza se ha apoderado de mi alma, no hay melodía que me alivie ni recuerdo que me bese los ojos. Hoy no siento más que melancolía. Agrupo mis intimidades, elaboro con ellas un relato y lo tiro a la basura, allí donde deberíamos arrojarnos de vez en cuando y así recordar qué efímera es la vida. 


jueves, 27 de abril de 2017

Noto que la tinta entra en mi piel...

Noto que la tinta entra en mi piel y se mezcla con mi resiliencia, mientras mi energía fluye por entre mis alientos vitales. Soy Aries, del límite concluyente, impulsiva, apasionada, sensible, nocturna y nictálope. He grabado en mi piel lo que me empuja a vivir, por si algún día, pierdo el rumbo de mi vida.

domingo, 16 de abril de 2017

martes, 11 de abril de 2017

"Está todo preparado"...

“Está todo preparado”, eso me soltaste nada más entrar en casa. Me quedé ojiplática y respondí tácitamente mientras preparaba café. Tú seguiste repitiendo la sentencia como si te hubieran dado cuerda. Elucubré miles de posibilidades a las que podrías estar haciendo referencia, el viaje a las Islas Fiyi, esa próxima escapada improvisada, la cena de aniversario de nuestros amigos, esta noche salvaje. Al rato enmudeciste. Me acerqué al salón esperando encontrarte dormitando pero no estabas. Te busqué por toda la casa sin hallarte. Al cabo de dos horas telefoneaste, “Está todo preparado”, dijiste y colgaste.

Y aquí estoy esperando a que regreses, dudando entre vestirme o desnudarme, entre abrir una botella de vino o empaquetarla como regalo, entre jugar al escondite contigo o que te escondas conmigo.


lunes, 3 de abril de 2017

Me gusta la gente que veo venir...

Me gusta la gente que veo venir.
Me gusta la gente que sé de qué va, que reconozco el perfume que lleva y lo que bebe (y si lo muda es para sorprenderme).
La gente que sabe quién soy y quiere estar a mi lado, a pesar de mis rarezas.
Hablo de esa gente que aterriza suavemente, con la que no tengo que esforzarme, esa que conoce mis límites y debilidades.
Me gusta la gente que cuando vago blanquecida me transforma en luz.
Me gusta la gente que se adapta cuando vienen tempestades, que no teme mi silencio y menos mi ausencia.
Me gusta la gente que comparte su tiempo, sus pausas y sus rincones.
Hablo de esa gente directa, sincera, esa que late a pesar del frío invierno.
AMIGOS, llamo a esa gente.
 
 

domingo, 26 de marzo de 2017

No existe la paciencia infinita...

No existe la paciencia infinita, la paciencia como tal sí, hablo de ese estado concebido por la sociedad y definido por la RAE: “capacidad de padecer o soportar algo sin alterarse”, sin embargo la infinitud con la que adjetivamos situaciones de nuestra vida no.
Hace días que percibo en tu mirada que adoleces de este mal, soy consciente de mi ausencia cuando compartimos el sofá, de mis viajes entre cuadernos y tinta, perdona si mientras me observas pienso en ti.
Señoría, me declaro culpable de sentir lo que siento, de recrear las historias más increíbles en su espalda, de desear sus manos esculpiendo mi escote, de estallar de alegría cada vez lo veo, cada atardecida de vuelta a casa, soy culpable de disfrutar con él las mejores melodías, los mejores vinos, de entretenerme y entretenerlo con mis palabras, y no, no pretendo ser absuelta de amarlo como lo amo.