sábado, 30 de mayo de 2009

δελφίς

video

No, no quiero confesarlo mas hace días que me invades el pensamiento, sin querer.

Me mantengo al margen de los sentimientos. Quiero saber con exactitud por qué no llovió al llegar la primavera y por qué ahora, a pocos días del verano todo me huele a ti. Todo me sabe a ti.

La distancia me impide reconocer lo que siento, puede que una vez en tu espacio sepa qué es lo que me acelera el corazón. Sólo el mar me proporciona la calma que necesito en estos instantes en los que el mojito me pide amor, perdón, en los que el corazón me pide mojitos, con mucha lima.

Firmado: la niña de los ojitos aguados.

domingo, 24 de mayo de 2009

Camino Sanabria (II parte)


Hace una semana estábamos allí sentados, en ese escaño. Regábamos nuestras gargantas con sidrina, venida directamente del norte, en manos de Louis y Greta. Fue un día especial, blanco, puro y discretamente cumplidor, no eran los 40 que habían caído en mi regazo hacia un mes, sino el reencuentro de un grupo de amigos, y un atardecer en el Lago. Mágico, críptico, oscuro.
Por la tarde, dimos un paseo hasta el pueblo de Ribadelago Viejo, el de la catástrofe (este año se ha cumplido el lustro), y nos dejamos proteger por las montañas de una previsible tormenta nocturna. A la vuelta, desde la casa del Gallo entrevimos entre los árboles el lago. Y es que al caer la noche el Lago es diferente, deja de ser luz, brillo, música para ser silencio, opacidad, secreto.
La queimada alimentada con la leyenda y la oración nos limpió el alma de los malos espíritus, una, dos y hasta tres veces. Los dulces bercianos fueron delicateseen para nuestros estómagos, y así cada una de las manducas que decoraban la mesa del salón.
Un micro hizo las veces del cantante, Louis sacó la guitarra, yo, mi voz (terrible, por cierto), y Greta, Rita, J.H., Joe, Marilyn, Donald, Betty, Tony y Silvie, escuchaban atentos convertidos al mojito, faltó Josephine. Te recordamos mucho.
Y la noche nos acompañó a los camastros...
HASTA EL PROXIMO REENCUENTRO

jueves, 14 de mayo de 2009

Camino Sanabria

Poco más que decir, nos vamos camino Sanabria, no hay canción para el viaje, sin embargo la crearemos nosotros, ya me veo...canta que te canta.
A la vuelta os cuento.

sábado, 9 de mayo de 2009

Imaginación...



No quiero perder el tiempo y hacer que tú lo pierdas. ¿Recuerdas que hace días te comenté que quería irme lejos? Ha llegado el momento de deshacer la maleta de olvidos y recuerdos, debo conciliar el sueño, abrir el espíritu al fuego de un amor incansable.

Recuerdo que un día me invadió una insondable necesidad de abrazarte y de besarte.

Me acerqué a tu lado. Esperé.

¿Cuándo piensas decirme que me amas?


La imaginación permite que cualquier tarde a cualquier hora conviertas la sobremesa en una historia de amor.