jueves, 6 de noviembre de 2008

El rock es mi religión

De nuevo me reuní ayer con mis compañeros de Salamanca Letra Contemporánea en el DA2 para disfrutar, sentir, oír, tocar el rock, la historia del rock desde los inicios hasta el Kurt Cobain más catártico.
Fue un paseo ensordecedor a veces, y mudo en otras, sólo el repiqueteo de mis tacones fue acompañándome cuando me quedé sola ante las diversas salas donde se cocinaban estilos de música en estado puro. Y en una, me quedé fascinada ante unas guitarras que pendían del techo y que interpretaban acordes solas, a pequeños impulsos, impresionante... dejadme que siga soñando.

Y qué decir de esta pared vibrante de vinilos... recortados semejando imágenes obtenidas de internet, muchas de ellas relacionadas con la pornografía y la violencia. Mas yo me quedo con la originalidad de la obra, me recuerda un reloj al que las manecillas le han abandonado. Poco más que decir, si os gusta la música, si sentís que la necesitáis desde que el despertador rompe vuestros sueños temporalmente, id al verla, y dejaros atrapar por los sonidos rockeros del misterio, y si os atrevéis disfrutad tocando la batería, o el bajo, o la guitarra eléctrica en la cárcel, yo lo hice.

1 comentario:

benito dijo...

El rock amiga Gloria fue la gran oportunidad de la humanidad para forjar un mundo mejor, surgió de la nada y se hizo poderoso, reivindicativo, descarado, ingenioso, provocativo, arrebatador….. y es alentador comprobar que los impulsos de las generaciones anteriores siguen llegando con la fuerza necesaria en la actualidad.
Yo que soy un amante del viejo vinilo, añoro la época en el que la música parecía tener vida con la simple caricia de un single, o un LP
Un besito
er benny