viernes, 12 de septiembre de 2008

Hay días que...

Hay días que despiertas y parece que el cielo no espera por ti. Hay días que escucho llover desde la madrugada, inquieta, deseando que el despertador suene para romperme un día más... por vivir.
Hay días como hoy que me doy cuenta de lo grande que es la vida, del valor de esas pequeñas cosas que caminan junto a nosotros (la voz de un amigo, la sonrisa de un desconocido, el sonido que ofrecen las calles, la nostalgia indolora del pasado,...), tantas y tantas que a veces, desgraciadamente, permanecen opacas.
Hoy quiero pedir que encendamos las luces, que veamos mas allá de lo visible, que disfrutemos de cada momento. Como R. Kipling dijo "llena cada minuto irrepetible con sesenta segundos que merezcan la pena".

2 comentarios:

Estela dijo...

Hermoso, amiga. Yo también me rompo por vivir.¿Nos rompemos juntas?
Estela

Glo dijo...

mañana podemos rompernos a las 8 y media en el café...